Vueling. La peor compañía del mundo

Lorena y yo no somos viajeros novatos. Llevamos mucho tiempo viajando por todo el mundo. Hemos estado en todos los continentes salvo la Antártida y volado en más compañías aéreas de las que puedo recordar. Incluidas muchas compañías regionales en las que muchos no se atreverían. Hemos tenido muchos malentendidos culturales, con el idioma, y con las diferentes formas de interpretar eso que llamamos líneas aéreas.

Pero en estos más de 15 años jamás -repito: JAMÁS- una compañía aérea nos ha tratado como lo ha hecho Vueling hoy.

El mejor empleado de hoy ha sido simplemente un incompetente, ignoro si por falta de salario, formación, motivación o un poco de todo. Pero todo ello ha desencadenado una serie de acontecimientos cuyo resultado es que no volamos a Berlín por overbooking y además la compañía se desentiende de darnos la solución a la que tenemos derecho legal.

El despropósito comienza ayer. Por la tarde ya no es posible sacar tarjetas de embarque en la web. Y no es un error informático: sí que nos deja sacar las tarjetas de vuelta seis días después.

La siguiente parada del vía crucis se produce en el aeropuerto de Alvedro. Nos presentamos con más de dos horas de antelación y nos dan embarque sólo hasta Barcelona, el tramo a Berlín nada de nada. La primera inepta -negligente quizás sea más apropiado en esta caso- del día no reconoce -o no sabe- que el vuelo está sobrevendido y nos envía con un lacito al Prat. Asegura que en los mostradores de tránsito nos darán la otra.

El avión sale tarde y debemos viajar con la maleta entre las piernas. Bola extra a sumar al espacio entre asientos y mi 1,83m. Llegamos sólo con 5 minutos de retraso, con una hora de transbordo y sin asignar puerta. Todo muy profesional, vamos.

De camino -apresurado- a la zona -que no puerta- paramos en un mostrador de tránsito de Vueling. Allí otra incompetente nos dice que no puede darnos tarjeta y que vayamos a la puerta directamente. Nos da un número de puerta y allí vamos.

En esa puerta está el tercer incompetente del día, que nos remite de nuevo al mostrador del que venimos por más que intentamos hacerle ver el bucle. En principio no hay problema porque el vuelo está retrasado y tenemos más de una hora para resolver el entuerto en una nueva puerta a la que nos cambian.

Aquí está el incompetente anterior y uno nuevo que es el primero en reconocer abiertamente la sobreventa. Dice que esperemos al final del embarque para ver si hay asientos. Pagar 900€ por jugar a las sillas. Ole sus huevos.

Poco a poco descubrimos que no somos los únicos. Van a dejar tiradas a 14 personas, a las que hay que sumar dos empleados de la compañía que quieren volar a Berlin y no tienen billete (y que sospecho finalmente volaron). Además hay una lista de prioridades en la que ni siquiera estamos porque ni en Coruña ni en el Pral nos han dado ningún papel. El orden en la lista lo establece cuánto pagaste por el vuelo. Como documento sólo tenemos el pantallazo de pagar el vuelo (entero, reserva única Coruña Berlín) en la web de la compañía, no en ningún intermediario.

El avión se llena y nos quedamos en tierra. La lista de excusas es surrealista como poco

– Es un fallo informático.
– Es que nos han cambiado el sistema y Coruña quizás no esté conectada aún.
– Es que el avión tiene seis asientos rotos.

¡SEIS ASIENTOS ROTOS! Coño, que he volado en compañías africanas en las que jamás pasa esto.

Nos mandan a reclamar al maestro armero, léase al mostrador de tránsito de Iberia, que ejecuta una patada a seguir y nos manda a la ventanilla de venta de Vueling.

Allí nos vamos, entre otras cosas a hacer una cola interminable porque han hecho lo mismo en media docena de vuelos más. Después de esperar llega la puntilla y la desesperación por impotencia. Una inepta más (he perdido la cuenta pero recuerdo su nombre) nos dice que como no tenemos tarjeta de embarque -cojones, llevo desde las 8 de la mañana penando por una- no tenemos derecho a nada. Que como cortesía y como le consta el overbooking me da un asiento para mañana. Cuando pregunto por alojamiento y demás me dice que no tengo derecho porque no tengo embarque. Cuando me enfado además me cancela el vuelo de mañana por orden de una supervisora. No tengo nombres de los empleados, pero sí fotografías de todos y de todas las situaciones que avergonzarían a cualquier otra empresa.

Así que sin comer, sin hotel, sin vuelo y con los derechos pisoteados por una compañía de mierda. Quizás el error fue mío, porque después de todo el caos que han provocado en verano debí buscar otra compañía. Una de verdad.

Así que me queda patalear y con toda la documentación y la ristra de fotografías del proceso pensar si denuncio en Consumo, en el Ministerio de Fomento o en el Juzgado. No sé cuantas más tienen que liar para que les retiren la licencia.

Por el medio he llamado al servicio de atención al cliente donde una chica muy amable me dice que sólo lo puedo resolver en el aeropuerto. No existe nadie a quien quejarse. Si la supervisora del Prat dice que no tienes derechos, te jodes.

A ver en qué termina esto. De momento volamos mañana con otra compañía y pagamos eso y una noche extra en Barcelona. Nosotros no vamos a volar de nuevo con estos sinvergüenzas. Y tu deberías pensarlo la próxima vez.

DISCLAIMER: no podemos generalizar a todos los empleados de Vueling, pero la muestra que nos ha tocado es demencial. A juego con la política de una compañía a la que nadie se atreve a meter mano por algún motivo que se me escapa.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Los cuartos de final de la Champions League

cuartos_champions

Vamos a suponer que el método es extraer bolas de dos en dos en cuatro ocasiones hasta sumar 8 bolas. Y vamos a escribir la combinación como un número binario de 8 bits, como 11010000. El 1 significa que el equipo es español y el 0 que no.

Las combinaciones podrían pensarse inicialmente 256 (es decir, 2 elevado a 8), pero no todas son posibles, solo aquellas en las que haya 3 unos y 5 ceros. Se podría programar un algoritmo sencillo para estudiarlas todas pero no es necesario, puede pensarse de manera más simple.

Combinaciones que implican un cruce: para eso en la primera, segunda, tercera o cuarta extracción (y solo en una de ellas) salen dos equipos españoles. Para la coincidencia en la primera tirada la combinación sería de la forma sería 11|xx|xx|xx. Como sólo queda otro equipo español, entre las x –no asignadas- tiene que haber un 1 y sólo un 1, por lo que hay 6 posiciones posibles y seis combinaciones. Como esto puede pasar con las cuatro tiradas, tenemos 6×4=24 combinaciones posibles que implican un cruce.

Combinaciones que NO implican un cruce: en una de las cuatro extracciones salen dos equipos extranjeros y en las 3 restantes sale un equipo español y uno extranjero. Es una combinación en la forma 00|01|01|01. Hay cuatro posiciones/posibilidades para el 00 (primera a cuarta tirada) y en cada una las restantes tiradas pueden ser 01 o 10, que da 8 combinaciones (2 elevado a 3). En total 4×8=32 combinaciones posibles que NO implican un cruce.

Total de combinaciones: 24+32=56

Probabilidad de cruce: 24/56 =   3/7 = 43%

Probabilidad de NO cruce: 32/56 = 4/7 = 57%

PD: Método alternativo probado con el mismo resultado: un árbol de Bayes completo.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

El cliente involuntario. Guía básica de supervivencia en el proceloso mercado del gas domiciliario

Lorena y yo éramos clientes de Gas Natural Fenosa. Por tradición local (vivimos en Coruña), por vagancia y por la convicción de que los precios y los servicios son los básicamente mismos en todas las compañías. Los dos servicios estaban contratados por separado y domiciliados a cuentas separadas. Lorena paga la luz, yo pago el gas. Un día por la terde llego a casa después del trabajo y me cuenta que ha venido una chica de Fenosa y que nos han bajado las cuotas. Digo ‘que bien’ pero mosqueado echo un ojo a lo que han dejado. Además de que los papeles son una fotocopia cutre lamentable, resulta que no son de GN Fenosa sino de Endesa. Bienvenidos al maravilloso mundo de Endesa Clientes.

Procedemos a llamar inmediatamente a Endesa para suspender esa acción pero en sus bases de datos aún no está registrada por lo que no pueden hacerlo. Entiendo que quien ha venido por casa es un agente comercial contratado por sabediosquien sin ninguna vinculación laboral con la empresa, no sea que alguna reclamación salpique muy arriba. Llamamos también a GNFenosa para ver si ellos tienen alguna notificación pero no pueden consultar su ordenador porque no funciona. Fantástico.

Después de días intentando resolver el problema por teléfono nos personamos en la oficina comercial de Endesa de la calle San Andrés a solicitar lo mismo. Nos dicen que sí han recibido la notificación y que no estamos en plazo de deshacerlo pero nos venden el favor de que así ha sido, que la acción está deshecha.

Al cabo de una semana vuelve un agente comercial de Endesa a casa pero esta vez le atiendo yo. Voy a hacer un inciso y decir que no soy un cliente cualquiera. Soy ingeniero industrial, he estudiado el mercado de la energía y el marco legal que lo regula y doy clase en la universidad de esos temas. Básicamente, el mercado de la energía es libre y puedo contratarla a quien me dé la gana. En el caso del gas con más motivo puesto que no somos un país productor y las empresas no son más que meros revendedores de un producto que compran a su vez fuera de nuestras fronteras.

El comercial me dice que si le muestro la factura para ver las tarifas de peaje. Idiota de mí, pico. Me señala en la factura un número y me dice que pago esa cantidad porque el gas viene de una empresa de Barcelona cuando por la territorialidad (expresión textual) a mí me corresponde As Pontes, que está más cerca. Por supuesto obvia decirme –o directamente desconoce- que en As Pontes lo que hay es una central eléctrica, nada que ver con el suministro de gas, y tampoco me dice que esa central pertenece a Endesa. Durante esta conversación le he preguntado hasta tres veces si lo que me está haciendo es una oferta comercial y de parte de quien, y no contesta. Siempre esquiva diciendo que voy a pagar menos por la territorialidad, que lo que pago es más caro porque viene desde Barcelona. Solo la cuarta vez y cuando yo le pregunto directamente qué tengo que firmar para acceder a esos maravillosos descuentos (por otro lado ridículos si te dicen la cantidad final total en lugar de porcentajes y plazos) aparece el nombre de Endesa. Intento ser amable y sólo le digo que se vaya.

Ahora entiendo más la confusión de Lorena. A mi casi me engañan, he tardado veinte minutos en saber de qué me están hablando. Supongo que esto será muy frecuente. He intentado en el servicio de atención al cliente de Endesa (insufrible por teléfono, poco o nada eficiente en Twitter) averiguar qué empresa comercializadora me ha colocado el producto. Imposible.

De todos modos después de la gestión en la oficina ya no somos clientes de Endesa. Parece fácil, ¿no?

Pues ni por asomo. Al cabo de un mes llega a casa una factura de gas de Endesa, y de acuerdo con ella soy titular de un contrato de gas y nos cobran 34 euros por un consumo estimado (nadie ha venido por casa a mirar el contador) y además ¡En la cuenta de Lorena, con dos cojones! Hay que decir el pequeño detalle de que están cobrando la factura de gas de un titular a otra persona con la que no existe ningún vínculo legal: Lorena y yo no estamos casados. Además de irregular eso debe rebasar más de una ley.

Hablo con Gas Natural Fenosa para revertir la situación, firmo un nuevo contrato, ellos se ocupan de los trámites, en principio igual de fácil que cambiar de operadora de telefonía. ¿Cuál es la sorpresa final? Que tengo un contrato de mantenimiento con Endesa que ni quería ni he pedido. Nunca lo he tenido con mi suministrador porque me parece un timo y Lorena, porque conoce y comparte mi opinión, preguntó varias veces a la comercial por esa circunstancia . Otro gol por la escuadra. También un seguro de protección de pago que me mandaron a casa y espero no tenga validez porque no lo he devuelto firmado. Quizás me reclamen algo más, con esta gente nunca se sabe.

Además, el contrato de mantenimiento se puede dar de baja el primer mes, pero transcurrido este hay que pagar un año entero que me llegará en la factura por la que me doy de baja de Endesa. Pero ¿cómo iba a pedirlo en el plazo correspondiente si ni siquiera sabía que lo había contratado y además en la oficina me dijeron que ya no éramos clientes? Gol por toda la escuadra y 50 euros extra por el resto del año. Naturalmente si pides al banco que no lo paguen aparece todo el aparato legal de la compañía y el registro de morosos. Todo esto lo he sabido después de rebotar varias veces entre la web, varios teléfonos de atención al cliente (diferente si eres de TUR o mercado libre, que seguro muchas viejecillas tienen claro a cuál llamar), el twitter de @EndesaClientes y demás.

Estos procedimientos ¿son normales en una empresa o directamente mafiosos? Volveré a la oficina comercial (la atención por otros medios es total y absolutamente inútil salvo para contratar el servicio) a reclamar. Veremos qué pasa.

¿Conclusión y aviso a navegantes? Jamás contraten por la puerta ni por teléfono ningún servicio. Lo más probable es que le engañen y le roben.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Los flujos de energía en España

Todos los años el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore publica un gráfico muy explicativo de los flujos de energía en Estados Unidos.

LLNL_Flow-Chart_20121Aunque la información de partida no es la mejor posible, para las clases de este año he tratado de hacer algo parecido en España, con los datos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE) y Red Eléctrica de España (REE), que todos los años emite un informe resumen referido a la energía eléctrica.
energc3ada-2011 Es más sencillo y no tiene los datos tan detallados, pero sirve para hacerse una idea de las fuentes de energía que utilizamos y el destino que les damos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ikea tuning

Si el sillón Poäng se sigue fabricando desde 1972 es porque a todos nos gusta el diseño. Sin embargo para personas mayores puede ser complicado levantarse por la postura tan tumbada y baja. Así que hay que tunear el diseño al estilo de los IKEA Hackers. Atornillamos a la base de la estructura del sillón una estructura de reposapiés y además de quitarle el balanceo, ahora podemos atornillar la pieza de la banqueta y respaldo en cualquier otro ángulo, en mi caso con la banqueta horizontal a la que además le he puesto la tabla del reposapiés.






Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La pregunta número 8

8. La instalación que se encuentra entre las centrales de generación y la red de transporte a larga distancia es

a) una subestación reductora
b) una subestación elevadora
c) un centro de transformación
d) un condensador de fluzo

Y las preguntas 14 y 25 de 2009

14. Los gorriones no se electrocutan en las líneas a alta tensión

a) porque la corriente usa el camino más fácil que es el conductor de aluminio y no los atraviesa
b) porque únicamente tocan una de las fases R, S ó T.
c) porque la evolución de las especies los ha hecho inmunes al ser tan pequeños
d) a) y b) son ciertas

25. Las centrales hidroeléctricas con grupos de bombeo se utilizan

a) para subir agua al embalse superior en las horas valle de consumo
b) para evitar inundaciones debidas al embalse inferior
c) para acumular agua para consumo humano
d) en realidad, siendo francos, para inaugurar dos pantanos

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Fotografía digital infrarroja

Los sensores de las cámaras digitales, y algunas películas fotoquímicas, son sensibles a la luz visible, pero también a la ultravioleta y la infrarroja. Para que éstas últimas no lleguen al sensor y su comportamiento se parezca más al ojo humano, se colocan filtros justo por delante. Después de este desástrofe, convertí mi Lumix LX3 en una cámara infrarroja.

Retirado el filtro IR que protege el sensor, dejamos que le llegue esta banda de luz. A continuación, y colocando delante del objetivo un filtro IR de 850nm, no permitimos que entre luz visible ni UV.

Aunque los dos se llamen IR son diferentes: uno es un pasabajos (sólo deja pasar luz por debajo del espectro IR) y el otro es un pasaaltos (sólo deja pasar luz IR por encima de 850nm). Lo de arriba o abajo es relativo, depende de si hablamos de frecuencias o longitudes de onda. La acción conjunta sería quitar todas las bandas y no dejar pasar nada de luz, por eso es importante retirar el filtro interno.

Hay algo que no tengo claro aún de todo este negocio y es lo que sucede con el filtro Bayer del sensor. Delante de los píxeles hay otros filtros (pasabandas rojo, verde y azul) que permiten formar la imagen en color. Sospecho que no tiene mucha influencia y que los tres pasabanda dejan pasar una cantidad de luz igual en la banda infrarroja por encima de 850nm.


La imagen siguiente es una representación en monocromo de la luz infrarroja. Quizás lo más característico es la cantidad de IR que reflejan las plantas


Publicado en Divulgación, Fotografía | Deja un comentario