Los cuartos de final de la Champions League

cuartos_champions

Vamos a suponer que el método es extraer bolas de dos en dos en cuatro ocasiones hasta sumar 8 bolas. Y vamos a escribir la combinación como un número binario de 8 bits, como 11010000. El 1 significa que el equipo es español y el 0 que no.

Las combinaciones podrían pensarse inicialmente 256 (es decir, 2 elevado a 8), pero no todas son posibles, solo aquellas en las que haya 3 unos y 5 ceros. Se podría programar un algoritmo sencillo para estudiarlas todas pero no es necesario, puede pensarse de manera más simple.

Combinaciones que implican un cruce: para eso en la primera, segunda, tercera o cuarta extracción (y solo en una de ellas) salen dos equipos españoles. Para la coincidencia en la primera tirada la combinación sería de la forma sería 11|xx|xx|xx. Como sólo queda otro equipo español, entre las x –no asignadas- tiene que haber un 1 y sólo un 1, por lo que hay 6 posiciones posibles y seis combinaciones. Como esto puede pasar con las cuatro tiradas, tenemos 6×4=24 combinaciones posibles que implican un cruce.

Combinaciones que NO implican un cruce: en una de las cuatro extracciones salen dos equipos extranjeros y en las 3 restantes sale un equipo español y uno extranjero. Es una combinación en la forma 00|01|01|01. Hay cuatro posiciones/posibilidades para el 00 (primera a cuarta tirada) y en cada una las restantes tiradas pueden ser 01 o 10, que da 8 combinaciones (2 elevado a 3). En total 4×8=32 combinaciones posibles que NO implican un cruce.

Total de combinaciones: 24+32=56

Probabilidad de cruce: 24/56 =   3/7 = 43%

Probabilidad de NO cruce: 32/56 = 4/7 = 57%

PD: Método alternativo probado con el mismo resultado: un árbol de Bayes completo.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

El cliente involuntario. Guía básica de supervivencia en el proceloso mercado del gas domiciliario

Lorena y yo éramos clientes de Gas Natural Fenosa. Por tradición local (vivimos en Coruña), por vagancia y por la convicción de que los precios y los servicios son los básicamente mismos en todas las compañías. Los dos servicios estaban contratados por separado y domiciliados a cuentas separadas. Lorena paga la luz, yo pago el gas. Un día por la terde llego a casa después del trabajo y me cuenta que ha venido una chica de Fenosa y que nos han bajado las cuotas. Digo ‘que bien’ pero mosqueado echo un ojo a lo que han dejado. Además de que los papeles son una fotocopia cutre lamentable, resulta que no son de GN Fenosa sino de Endesa. Bienvenidos al maravilloso mundo de Endesa Clientes.

Procedemos a llamar inmediatamente a Endesa para suspender esa acción pero en sus bases de datos aún no está registrada por lo que no pueden hacerlo. Entiendo que quien ha venido por casa es un agente comercial contratado por sabediosquien sin ninguna vinculación laboral con la empresa, no sea que alguna reclamación salpique muy arriba. Llamamos también a GNFenosa para ver si ellos tienen alguna notificación pero no pueden consultar su ordenador porque no funciona. Fantástico.

Después de días intentando resolver el problema por teléfono nos personamos en la oficina comercial de Endesa de la calle San Andrés a solicitar lo mismo. Nos dicen que sí han recibido la notificación y que no estamos en plazo de deshacerlo pero nos venden el favor de que así ha sido, que la acción está deshecha.

Al cabo de una semana vuelve un agente comercial de Endesa a casa pero esta vez le atiendo yo. Voy a hacer un inciso y decir que no soy un cliente cualquiera. Soy ingeniero industrial, he estudiado el mercado de la energía y el marco legal que lo regula y doy clase en la universidad de esos temas. Básicamente, el mercado de la energía es libre y puedo contratarla a quien me dé la gana. En el caso del gas con más motivo puesto que no somos un país productor y las empresas no son más que meros revendedores de un producto que compran a su vez fuera de nuestras fronteras.

El comercial me dice que si le muestro la factura para ver las tarifas de peaje. Idiota de mí, pico. Me señala en la factura un número y me dice que pago esa cantidad porque el gas viene de una empresa de Barcelona cuando por la territorialidad (expresión textual) a mí me corresponde As Pontes, que está más cerca. Por supuesto obvia decirme –o directamente desconoce- que en As Pontes lo que hay es una central eléctrica, nada que ver con el suministro de gas, y tampoco me dice que esa central pertenece a Endesa. Durante esta conversación le he preguntado hasta tres veces si lo que me está haciendo es una oferta comercial y de parte de quien, y no contesta. Siempre esquiva diciendo que voy a pagar menos por la territorialidad, que lo que pago es más caro porque viene desde Barcelona. Solo la cuarta vez y cuando yo le pregunto directamente qué tengo que firmar para acceder a esos maravillosos descuentos (por otro lado ridículos si te dicen la cantidad final total en lugar de porcentajes y plazos) aparece el nombre de Endesa. Intento ser amable y sólo le digo que se vaya.

Ahora entiendo más la confusión de Lorena. A mi casi me engañan, he tardado veinte minutos en saber de qué me están hablando. Supongo que esto será muy frecuente. He intentado en el servicio de atención al cliente de Endesa (insufrible por teléfono, poco o nada eficiente en Twitter) averiguar qué empresa comercializadora me ha colocado el producto. Imposible.

De todos modos después de la gestión en la oficina ya no somos clientes de Endesa. Parece fácil, ¿no?

Pues ni por asomo. Al cabo de un mes llega a casa una factura de gas de Endesa, y de acuerdo con ella soy titular de un contrato de gas y nos cobran 34 euros por un consumo estimado (nadie ha venido por casa a mirar el contador) y además ¡En la cuenta de Lorena, con dos cojones! Hay que decir el pequeño detalle de que están cobrando la factura de gas de un titular a otra persona con la que no existe ningún vínculo legal: Lorena y yo no estamos casados. Además de irregular eso debe rebasar más de una ley.

Hablo con Gas Natural Fenosa para revertir la situación, firmo un nuevo contrato, ellos se ocupan de los trámites, en principio igual de fácil que cambiar de operadora de telefonía. ¿Cuál es la sorpresa final? Que tengo un contrato de mantenimiento con Endesa que ni quería ni he pedido. Nunca lo he tenido con mi suministrador porque me parece un timo y Lorena, porque conoce y comparte mi opinión, preguntó varias veces a la comercial por esa circunstancia . Otro gol por la escuadra. También un seguro de protección de pago que me mandaron a casa y espero no tenga validez porque no lo he devuelto firmado. Quizás me reclamen algo más, con esta gente nunca se sabe.

Además, el contrato de mantenimiento se puede dar de baja el primer mes, pero transcurrido este hay que pagar un año entero que me llegará en la factura por la que me doy de baja de Endesa. Pero ¿cómo iba a pedirlo en el plazo correspondiente si ni siquiera sabía que lo había contratado y además en la oficina me dijeron que ya no éramos clientes? Gol por toda la escuadra y 50 euros extra por el resto del año. Naturalmente si pides al banco que no lo paguen aparece todo el aparato legal de la compañía y el registro de morosos. Todo esto lo he sabido después de rebotar varias veces entre la web, varios teléfonos de atención al cliente (diferente si eres de TUR o mercado libre, que seguro muchas viejecillas tienen claro a cuál llamar), el twitter de @EndesaClientes y demás.

Estos procedimientos ¿son normales en una empresa o directamente mafiosos? Volveré a la oficina comercial (la atención por otros medios es total y absolutamente inútil salvo para contratar el servicio) a reclamar. Veremos qué pasa.

¿Conclusión y aviso a navegantes? Jamás contraten por la puerta ni por teléfono ningún servicio. Lo más probable es que le engañen y le roben.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Los flujos de energía en España

Todos los años el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore publica un gráfico muy explicativo de los flujos de energía en Estados Unidos.

LLNL_Flow-Chart_20121Aunque la información de partida no es la mejor posible, para las clases de este año he tratado de hacer algo parecido en España, con los datos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE) y Red Eléctrica de España (REE), que todos los años emite un informe resumen referido a la energía eléctrica.
energc3ada-2011 Es más sencillo y no tiene los datos tan detallados, pero sirve para hacerse una idea de las fuentes de energía que utilizamos y el destino que les damos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ikea tuning

Si el sillón Poäng se sigue fabricando desde 1972 es porque a todos nos gusta el diseño. Sin embargo para personas mayores puede ser complicado levantarse por la postura tan tumbada y baja. Así que hay que tunear el diseño al estilo de los IKEA Hackers. Atornillamos a la base de la estructura del sillón una estructura de reposapiés y además de quitarle el balanceo, ahora podemos atornillar la pieza de la banqueta y respaldo en cualquier otro ángulo, en mi caso con la banqueta horizontal a la que además le he puesto la tabla del reposapiés.






Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La pregunta número 8

8. La instalación que se encuentra entre las centrales de generación y la red de transporte a larga distancia es

a) una subestación reductora
b) una subestación elevadora
c) un centro de transformación
d) un condensador de fluzo

Y las preguntas 14 y 25 de 2009

14. Los gorriones no se electrocutan en las líneas a alta tensión

a) porque la corriente usa el camino más fácil que es el conductor de aluminio y no los atraviesa
b) porque únicamente tocan una de las fases R, S ó T.
c) porque la evolución de las especies los ha hecho inmunes al ser tan pequeños
d) a) y b) son ciertas

25. Las centrales hidroeléctricas con grupos de bombeo se utilizan

a) para subir agua al embalse superior en las horas valle de consumo
b) para evitar inundaciones debidas al embalse inferior
c) para acumular agua para consumo humano
d) en realidad, siendo francos, para inaugurar dos pantanos

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Fotografía digital infrarroja

Los sensores de las cámaras digitales, y algunas películas fotoquímicas, son sensibles a la luz visible, pero también a la ultravioleta y la infrarroja. Para que éstas últimas no lleguen al sensor y su comportamiento se parezca más al ojo humano, se colocan filtros justo por delante. Después de este desástrofe, convertí mi Lumix LX3 en una cámara infrarroja.

Retirado el filtro IR que protege el sensor, dejamos que le llegue esta banda de luz. A continuación, y colocando delante del objetivo un filtro IR de 850nm, no permitimos que entre luz visible ni UV.

Aunque los dos se llamen IR son diferentes: uno es un pasabajos (sólo deja pasar luz por debajo del espectro IR) y el otro es un pasaaltos (sólo deja pasar luz IR por encima de 850nm). Lo de arriba o abajo es relativo, depende de si hablamos de frecuencias o longitudes de onda. La acción conjunta sería quitar todas las bandas y no dejar pasar nada de luz, por eso es importante retirar el filtro interno.

Hay algo que no tengo claro aún de todo este negocio y es lo que sucede con el filtro Bayer del sensor. Delante de los píxeles hay otros filtros (pasabandas rojo, verde y azul) que permiten formar la imagen en color. Sospecho que no tiene mucha influencia y que los tres pasabanda dejan pasar una cantidad de luz igual en la banda infrarroja por encima de 850nm.


La imagen siguiente es una representación en monocromo de la luz infrarroja. Quizás lo más característico es la cantidad de IR que reflejan las plantas


Publicado en Divulgación, Fotografía | Deja un comentario

Si estás leyendo esto, estás recibiendo una dosis de radiación

¿Qué es la radiación?

La radiación sólo es una forma de transmitir energía. La luz de colores que podemos ver, los rayos ultravioleta que no vemos, el calor que llega del sol y las transmisiones inalámbricas de radio, televisión o datos son formas de radiación. La energía se propaga por radiación en forma de ondas, y como las olas en el mar pueden tener los picos más altos o más bajos, y más separados o más juntos. También como las olas en el mar la radiación puede tener más o menos energía.

Si lees esto en una pantalla estás recibiendo una radiación en forma de luz visible.

¿Toda la radiación es igual?

Toda la materia está constituida en su estructura por unidades más pequeñas: moléculas y átomos, y estos a su vez están constituidos por partículas más pequeñas: las partículas subatómicas como los protones, neutrones y electrones.

Podemos decir que hay básicamente dos tipos de radiación:

Radiación ionizante, que tiene suficiente energía para separar las partículas que forman la materia y cambiar su estructura. El ejemplo más habitual de radiación ionizante son los rayos ultravioleta solares.

Radiación no ionizante, que no tiene ese poder, pero puede por ejemplo elevar la temperatura de la materia que se expone a ella. Ejemplos de radiación no ionizante son la que se produce en el interior de un microondas, la emitida por un teléfono móvil o las ondas de radio.

Nuestro cuerpo, por el sólo hecho de estar a mayor temperatura que el entorno (cuando esto es así) emite radiación térmica, de tipo no ionizante, ¡pero también de la otra!

¿Qué es la radiactividad?

Los núcleos de los átomos que forman la materia están formados por partículas que se unen en conjuntos que en ocasiones estarán bien avenidos –y su situación será estable- y en ocasiones serán inestables y con tendencia a romperse. Cuando se rompen, en ese proceso perderán –diremos que emitirán- partículas y/o energía en forma de radiación. Esta radiación es ionizante y como dijimos tiene el poder de cambiar la estructura de la materia y por tanto puede ser peligrosa.

La radiactividad es precisamente este fenómeno natural por el que algunos de estos elementos inestables –que llamaremos isótopos radiactivos o radioisótopos- tienden a pasar a una situación más estable perdiendo la energía que les sobra. Al hacerlo pierden su integridad como conjunto: se “des-integran”.

Una buena parte de la materia y desde luego TODOS los seres vivos somos radiactivos. Tenemos algunos elementos inestables como el carbono-14 (sí, el que sirve para saber de qué época es un fósil resto arqueológico o la Sábana Santa) y a diario tomamos más, como el potasio-40 que hay en abundancia en los plátanos. Como ejemplo extraído del libro “Física para futuros presidentes” de Richard Muller, las bebidas alcohólicas para ser vendidas en Estados Unidos de manera legal deben ser obligatoriamente radiactivas. La razón es muy sencilla: el alcohol de origen vegetal es radiactivo, y el que se puede extraer del petróleo no lo es.

Si estás leyendo esto en papel estás recibiendo una dosis de radiación del carbono-14 que contiene la celulosa.

¿Cómo genera electricidad una central nuclear?

Las centrales aprovechan la propiedad de algunos materiales como el uranio que se desintegran emitiendo mucha energía para calentar agua con ella. El vapor de agua generado moverá una turbina que generará a su vez electricidad. De la turbina vuelve una vez se ha enfriado a la olla exprés donde está el uranio para empezar de nuevo, y no se va a ningún otro lado.

Al desintegrarse el uranio se rompe en otros elementos intermedios más pequeños, y estos a su vez en otros más pequeños hasta llegar a uno estable que ya no se rompe. Este proceso se denomina fisión nuclear: la rotura del núcleo. Entre los elementos inestables que se forman están algunas formas radiactivas de cesio, yodo y estroncio, y entre los estables está el plomo.

¿Son iguales todos los isótopos radiactivos?

En absoluto. Algunos se desintegran muy rápidamente emitiendo por ello mucha radiación en muy poco tiempo y son por ello más peligrosos a corto plazo. Otros se van rompiendo de manera muuuuuuuy lenta (hasta miles o millones de años) y por tanto emiten menos radiación en períodos cortos. La forma de medir esto es el tiempo que tardan en perder la mitad de su energía o la mitad de sus núcleos inestables: la semivida.

La semivida del cesio-137 es de 30 años, y la del yodo-131 es de 8 días. El yodo por tanto emite inicialmente mucha radiación, pero al cabo de 8 días emite sólo la mitad, al cabo de otros 8 la mitad de la mitad y así sucesivamente. En 80 días emitirá 1000 veces menos. En otros 80, un millón de veces.

¿Cómo se extiende la radiactividad?

Si hemos entendido lo que es un isótopo y lo que es la radiación que emite, podemos distinguir dos formas de extenderse su efecto:

1. Cuando los isótopos viajan, en un camión de plátanos o en forma de partículas en una nube.

2. Cuando las radiaciones que emiten viajan en todas direcciones.

Cuando los isótopos viajan en una nube se dispersan, y esto es importante porque cuanto más dispersos estén menor será su efecto, como las dosis de cualquier fármaco. Además en el tiempo en el que viajan se van desintegrando perdiendo energía. Si el yodo tarda 80 días en llegar de un sitio a otro, llega con 1000 veces menos radiactividad.

Cuando los isótopos emiten radiación, esta viaja en todas direcciones, y cuanto más lejos estemos de la fuente menor será la cantidad de radiación recibida. La cantidad que se recibe a 20 metros es 1 millón de veces mayor que la que se recibe a 20 kilómetros. Esto es igual para la radiación de los plátanos y para la luz de una bombilla.

Es por eso que la distancia –en el tiempo y en el espacio- a una posible fuente de isótopos viajeros es tan importante. En una central nuclear no existe jamás el material necesario para producir una explosión nuclear como la de Hiroshima, pero en un accidente se pueden producir explosiones convencionales o incendios que emitan partículas radiactivas a la atmósfera.

Si por ejemplo tomamos un alimento al que han llegado partículas radiactivas (en forma de polvo encima de una lechuga, por ejemplo), estaremos metiéndolas en nuestro cuerpo, lo que puede no ser muy saludable en algunos casos concretos. Las partículas que llegan al terreno también se pueden incorporar a la cadena alimentaria, pero de manera muy limitada.

Si tomamos en cambio un alimento -la misma lechuga- que ha recibido una dosis de radiación, no por el hecho de recibirla se ha vuelto de repente más radiactiva de lo que ya era por estar viva. Los alimentos se tratan con frecuencia con radiación ultravioleta y de otros tipos para esterilizarlos matando bacterias y virus. También el agua en algunas plantas potabilizadoras, y no sale más radiactiva de lo que era.

¿Puede detenerse la radiación?

Dependiendo del tipo de radiación ionizante, ésta es capaz o incapaz de atravesar un folio, una lámina de papel de aluminio o un muro de hormigón y acero. Existen radiaciones con mayor poder para penetrar en la materia que otras, pero ninguna con poder infinito. Los trajes que utilizan los empleados de las centrales y los equipos de descontaminación están destinados fundamentalmente a que no respiren partículas ni se lleven isótopos en la piel o ropa a casa como Homer Simpson.

¿Qué efectos tiene la radiactividad sobre la salud?

Las radiaciones ionizantes tienen el poder de cambiar la estructura de la materia y por tanto son potencialmente peligrosas para la salud. Hay que tener claras algunas cosas

– Estamos sometidos de manera natural a la radiactividad de nuestro entorno (por ejemplo la de los plátanos, la de la cerveza y la de los colegas).

– El efecto de las radiaciones que recibimos es acumulativo.

Al igual que cualquier fármaco, veneno o droga, lo que condiciona el efecto de cada sustancia es la dosis, y con la radiación –ionizante se entenderá en adelante- sucede lo mismo. Las dosis de radiación se miden de varias maneras y con varias unidades, una de ellas es el Sievert (Sv), que mide radiación absorbida por un tejido vivo.

Estas cifras corresponden a valores acumulados. Las fuentes de radiación se miden en Sievert por hora. Si estoy sometido a 1 mSv (milésima de Sievert) por hora durante todo un día, habré acumulado 24 mSv. Si el valor de 1 mSv por hora sólo fue el pico máximo a lo largo del día, habré acumulado menos.

Cuando las dosis son muy elevadas, del orden de 10 sievert, se produce la muerte por envenenamiento por radiación o radiotoxemia. Esto no sucede por debajo de 1 Sv.

Cuando las dosis son más bajas, las alteraciones en nuestro organismo aumentan la probabilidad de que desarrollemos un cáncer. La relación entre estos dos hechos es directa y nadie la discute. En lo que no se ponen de acuerdo los científicos hasta ahora es si existe un nivel mínimo –un umbral- que no produce ningún efecto.

En cualquier caso vamos a poner algunos números para tenerlo todo un poco más claro:

– La dosis de radiación que recibimos anualmente de manera natural está entre 2 y 3 mSv. En una radiografía de tórax recibimos unos 0,02 mSv. En un vuelo trasatlántico o en 10 días en alta montaña recibimos unos 0,05 mSv al estar desprovistos de una parte del escudo que nos proporciona la atmósfera. El agua termal que sale de macizos profundos de granito también es más radiactiva que la superficial. El motivo de que esté caliente es precisamente ese.

– La probabilidad de fallecer por un cáncer de manera normal –sin estar expuesto a más radiación que la natural- es del orden de un 20% en los países desarrollados. Este hecho parece que no tiene que ver con esa radiación natural.

– Con una dosis de 0,45 Sv –la que recibió de manera acumulada alguna población en el entorno inmediato de Chernobil- este 20% natural se incrementa en un 1,8%. Pasamos del 20 al 21,8%. El incremento por fumar, beber alcohol en exceso, tomar demasiado el sol y otras actividades es considerablemente mayor. Se trata en cualquier caso de un incremento notable.

– Con una dosis de 1 mSv –el límite legal anual en muchos países para el público en general- el aumento se estima del 0,004% sobre el 20% base. Recordemos que si a 20 metros de una fuente radiactiva la radiación es de 1 Sv, a 20 km será de 0,001 mSv.

Si las fuentes son muy intensas como el yodo, basta esperar 80 días para que lo sean 1000 veces menos. Como la relación entre dosis y probabilidad de cáncer es lineal, esta también baja 1000 veces. También podemos tomar yodo no radiactivo porque nuestro cuerpo no acumulará el otro si no lo necesita. Si las fuentes son poco intensas, basta con exponerse durante poco tiempo a ellas para no acumular el efecto, por ejemplo el tiempo justo para meterlas en un contenedor que no pueda atravesar su radiación.

EDITADO (18-3-2011): Este artículo está generando bastante más atención de la que yo esperaba y desde luego pretendía. Si alguien cree que está escrito para minimizar lo que está sucediendo el Japón, está equivocado y quizás no ha leído todo el texto. El único objetivo es aclarar unos conceptos, y sobre todo algunos términos, que se están utilizando con mucha ligereza y gran desconocimiento estos días. La mejor información que conozco sobre el tema desgraciadamente para algunos está en inglés: http://mitnse.com/

Publicado en Divulgación | 31 comentarios