Bollería fina en Razo

(contenido enlatado)

Domingo, 13 de abril de 2003

Después de un pequeño paréntesis motivado por la guerra en la que nos ha embarcado nuestro preclaro líder, hemos vuelto a la guerra de casa, la del otro petróleo. Debemos darnos prisa, el 30 de junio se nos echa encima.

Al final de varias gestiones para ir un grupo grande a Fisterra, donde han aparecido capas enterradas de hasta medio metro de espesor, nos hemos juntado sólo 16 personas del club de montaña Ártabros y hemos cambiado a un destino más cercano. Volvemos a la playa de Baldaio pero al extremo opuesto de la otra vez, en la punta de Razo. Allí están también ‘desenterrando placa’, según la jerga de Tragsa, es decir, extrayendo una capa de fuel de diferente grosor bajo la arena aparentemente limpia –y esplendorosa- a mayor o menor profundidad.

El equipo lo recogemos como siempre sobre las 9:30 en Caión, donde aparecen dos chicas que después averiguamos que son de la Consellería de Asuntos Sociales. Son ellas con quien hemos contactado, en la oficina de Tragsa no saben nada, pero en cualquier caso nos dan los EPI y unas viseras que pone ‘conciencia solidaria’. Nos guían hasta Razo y nos dejan en manos del coordinador de playa, de Tragsa, que nos lleva a la zona donde se está trabajando, a mano y con excavadoras de obra (ni rastro de las famosas cribadoras). A mediodía vuelven con los bocatas.

Llueve un poco, pero con el disfraz no te enteras, y además así el viento no levanta arena. Por el camino vemos varias ‘catas’, pequeños agujeros hechos con excavadora para localizar fuel enterrado. Hay en todos, en algunos capas de varios centímetros. La zona de trabajo que nos asigna es un círculo de unos 15 metros de diámetro hecho con maquinaria. Empezamos a buscar el fuel y pasa lo de siempre, que el método para trabajar mejor lo encontramos casi al final del día. A lo largo de la jornada encontramos muchas formas distintas de fuel, en muchas capas muy finas –como un milhojas-, en una capa única de uno o dos centímetros –como un sándwich-, en bolitas pequeñas separadas – como un bizcocho de pasas-, o en capas compactas que se rompen en trozos –hamburguesas- por eso el título de bollería fina de la crónica. Los nombres son cada vez más imaginativos, añadidos a la colección de galletitas, lentejas… Tenemos palas grandes para separar grandes cantidades de arena ‘limpia’ y paletitas para ir desenterrando el sándwich.

Al final de la jornada encontramos la capa más importante, debajo del montón de arena (que no duna) que han hecho con las palas para abrir el hueco donde trabajamos. Mi opinión personal es que en origen todo era así y es bastante más fácil de extraer, el resto de formas es mucho más desesperante, pero el movimiento de las máquinas lo ha disgregado y enterrado más. Las playas de la Costa da Morte son naturales, la arena va y viene con las mareas y las estaciones del año. En este caso la capa de fuel está a poca profundidad en donde trabajamos, entre cinco y diez centímetros. Extraerla cuando no ha pasado ninguna máquina es más sencillo (y de algún modo más reconfortante, o al menos no tan desesperante), pero con las máquinas es todo más difícil. Insisto que esto sólo es una teoría personal por lo visto en esta y otras playas.

En los medios de comunicación se insiste en que el trabajo de los voluntarios debe dejar paso a grupos más especializados. Esto coincide con la idea de que el trabajo empieza a ser efectivo al cabo de un tiempo, que uno aprende la mejor manera de extraer el fuel. En la playa, a nuestro lado trabaja una cuadrilla especializada contratada por Tragsa. De cinco personas dos trabajan un poco, y del mismo modo que nosotros. Un tercero lo hace a ratos, y los dos restantes están las 8 horas que coinciden con nosotros en la playa tumbados en diferentes posturas sin hacer nada. Absolutamente nada. El coordinador de Tragsa, que por otro lado parece que se toma en serio su trabajo, no controla para nada esta circunstancia. Y claro, si a la desesperación normal de estar limpiando le añades eso, pues la gente acaba con ganas de no volver. Y es lo que está pasando, en el grupo de Ártabros, en la Universidad y a todos los niveles, la gente está decayendo. Cada vez van menos voluntarios, y si dependemos del trabajo de esas ‘cuadrillas’ entonces si que estamos jodidos todos, incluido el gobierno y su pretensión de que esté todo limpio a 30 de junio.

También hemos visto en los medios una máquina cribadora fantástica, que no deja ni lentejas, ni galletas, ni por supuesto nada vivo en la arena, que además del sitio para la toalla es un ecosistema en sí misma. Pero una vez admitido que hay que extraer el fuel aunque sea de ese modo ¿dónde está la maquinita de los cojones? Yo solo la he visto en la televisión, y he recorrido estas playas en innumerables ocasiones. Tampoco he visto cribadoras manuales.

Al final de la jornada hemos debido sacar del orden de 12 a 15 capazos, es decir, alrededor de 250 kilos. Bastante más que la ‘cuadrilla’ y sobre todo bastante más puro, en sus capazos va casi todo arena. Y eso que hemos estado en un área de no más de 50 metros cuadrados en una playa de tres kilómetros. Por lo menos esta vez apenas nos hemos manchado y podemos reciclar el equipo íntegro, incluido el mono blanco. Tragsa, Asuntos Sociales y quien más quiera que forme parte de la cadena de despropósitos por supuesto no lo hacen, aquí tampoco.

Nada más que añadir, salvo que hoy me desperté con la radio y unas declaraciones de nuestro preclaro líder diciendo que los daños del vertido del Prestige ya están solucionados. Debe ser por eso que ya no va casi nadie. Solo unos pocos locos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Para pensar un poco. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Bollería fina en Razo

  1. Pingback: Los escritos del Prestige | Félix Sánchez-Tembleque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s