El encierro

(contenido enlatado)

Sábado, 18 de enero de 2003

Salimos temprano en dirección a Muxía, hay un encierro en un instituto organizado por la plataforma Nunca Máis. Paramos primero en Caión, donde dos meses después del inicio de la catástrofe hay zonas que el mar bate con mucha fuerza que continúan igual de negras que el primer día, incluidas las fachadas de algunos edificios del puerto, y farolas rotas por las olas de chapapote. Seguimos por la costa y paramos en Laxe, aparentemente limpio, pero claro, es una pequeña bahía protegida por el oeste por la punta donde está el faro, habría que ver cómo está esta misma punta por el otro lado. Además desde el coche (es tarde, paramos solo a comer) nunca se ve mucho, solo el ‘material de guerra’ en el puerto. Debe ser ese el problema que tiene Demarcación de Costas para saber donde y cuándo entran nuevas manchas. También hay gente pescando con caña en el puerto.

Llegamos sobre la 8 a Muxía, a participar en el encierro, pero no es un acto de protesta clásico, porque es abierto y el director del instituto está de acuerdo con su organización. Lo que va a haber allí es música, contacontos (algo parecido al ‘club de la comedia’ para los no gallegos), teatro, y sobre todo conferencias, desde las 8 de la tarde a las 8 de la mañana. Son 15 conferencias divididas en cuatro aulas de modo que solo puedo ir a 4. Elijo las de unos investigadores de la Universidad de Vigo, la del presidente de ADEGA, un psicólogo y un economista, por ese orden.

Los investigadores del océano

La primera conferencia la dan Emilio Fernández (profesor titular de Ecología Animal) y Ricardo Beiras (profesor titular de Ecología Marina) de la Universidad de Vigo.

El primero nos muestra las herramientas con las que se cuenta en España y sobre todo Galicia (según sus propias palabras una pequeña potencia en oceanografía) en predicción de vientos y corrientes marinas. Insiste en que la dirección que tomaron todas las manchas se podía predecir, tal y como hicieron los portugueses, información que siempre fue y es pública en http://www.hidrografico.pt. Pero nadie les consultó, claro. No es cierta la idea que nos intentan transmitir de que era impredecible. Otros con menos medios lo hicieron con una precisión asombrosa.

El segundo insiste más en la composición del fuel y las maneras naturales (fotooxidación) y no tan naturales de degradarlo. Lo más importante siempre para que funcionen los mecanismos naturales es que no llegue a la costa. Se ha fallado a tres niveles, primero permitiendo que navegue semejante barco, en segundo lugar esparciendo la carga sin contar con la dirección predominante de vientos y corrientes, y en tercer lugar no previendo a donde llegarían las manchas para emplear mejor los escasos medios disponibles. Solo queda limpiar las playas, todos los que vamos conocemos las dificultades, muchas por parte de la administración. Cree en los mecanismos de dispersión y biorremediación con bacterias, pero que su alcance en este caso va a ser muy limitado por las características particulares del vertido y nuestra costa.

El ecologista

Manuel Soto es profesor de Ingeniería Química en la Universidad de A Coruña y presidente de ADEGA, Asociación para la Defensa Ecológica de Galicia. Su conferencia es sobre las consecuencias ecológicas de la marea negra. Más que nadie él a peleado con la administración para que se doten los medios necesarios y se realicen las tareas de limpieza con cierto criterio.

A ellos no les pilla de nuevo, el follón empieza mientras ellos están en una conferencia sobre la defensa del mar de Galicia de la sobreexplotación pesquera y la contaminación, aunque esta vez desde tierra hacia el mar.

Su visión es mucho más amplia que cualquiera de los que hemos ido a las playas, y lo que a todos nos ha pasado de ver una cosa en una playa y otra en la televisión, el nos la cuenta a nivel global, con destrozos en espacios especialmente sensibles y que deberían contar con una protección especial, como el parque de las Dunas de Corrubedo, que según la información oficial se ha salvado…

Nos insiste también en los ‘daños colaterales’, provocados por la limpieza sin control de los primeros momentos por parte de los voluntarios y que continúa por parte de Tragsa y el Ejército, que se niega a que sus mandos vayan a recibir formación en ese sentido ¡ofrecida por la Xunta!!!. Plantas arrancadas, camiones encima de las dunas, pistas de tierra abiertas en espacios vírgenes…

El psicólogo

Reconozco que esta conferencia la elegí por eliminación entre la oferta, pero me sorprendió mucho y muy positivamente. No recuerdo el nombre del conferenciante y no viene el en programa que nos dieron, viene de parte del Colegio Oficial.

La psicología aplicada a la gestión de catástrofes naturales y no tan naturales está muy avanzada, no se si decir desafortunadamente (algunas efectivamente
no son tan previsibles, como los terremotos). Nos explica cómo se aplican los principios básicos a este caso y las particularidades, como la sensación de desamparo por parte de quien debía haber dado la respuesta primera, punto más negativo en la evolución posterior de la salud mental de las comunidades.

Es en cierto modo optimista porque hay una cosa que va a hacer más fácil la recuperación, y es la participación activa y autoorganizada de la comunidad. Después del gran terremoto de Ciudad de Méjico se comprobó que las personas con mejor salud mental eran aquellas que se habían enfrentado al problema y habían participado en las labores de desescombro. También va a colaborar según él la sensación de pertenecer a un grupo, de no estar solo. Los iconos de estos dos hechos son las fotografías de los marineros quitando el fuel con la mano del mar y las interminables cadenas humanas trasegando capazos con fuel, que sobre todo son anónimas, todo el que ha participado puede sentirse identificado en alguna de ellas.

Tira piedras contra su propio tejado diciendo que la solución pasa por la menor ayuda profesional posible, y nos advierte del principal riesgo desde el punto de vista de la psicología de individual y de las comunidades, que ya ha comenzado, es que en poco tiempo se olvide el problema. Según él quien mejor puede colaborar en contra de esto son los artistas de todos los campos, incorporando todo lo malo y lo bueno de lo que pasa a la cultura popular. Según mi opinión también nosotros tenemos responsabilidad directa en que esto no se olvide.

El economista

Xoan Ramón Doldán es profesor titular de Economía Aplicada en la Universidad de Santiago, y nos habla del presente, pasado y futuro de la economía en la Costa da Morte.

Nos habla de cosas que todos conocemos un poco por encima pero ordenadas y con cifras. Del pasado más reciente, el descenso de población de toda la zona, emigrando por motivos económicos relacionados con la disminución de la riqueza en el mar. Del presente que se trata de la única zona relativamente virgen de toda Galicia, con una densidad de población muy baja, y una dependencia total y absoluta del mar. En el caso de Fisterra, por ejemplo, el 40% de la población trabaja en el mar directamente. El resto naturalmente lo hace de forma indirecta.

Según su opinión el futuro debe pasar por una cierta industrialización pero siempre relacionada con el mar. La estabilidad del empleo de una zona con tan poca población no puede depender de industrias de ida y vuelta (como la próxima regulación de 1600 empleos en Citröen).

El resto

Entre las dos primeras conferencias y las últimas hay música en la entrada del instituto, Lourdes y Beni bailan con los mayores de Muxía, está también un japonés que lleva más de un mes limpiando en Fisterra y que lo único que sabe decir es ‘nunca mais’, ‘marea negra’ y ‘chapapote’, y un escocés que ha venido con un grupo de Cáceres.

Además de los terroristas izquierdosos de siempre, que se verán las caras con manos blancas en los tribunales, hay mucha gente del pueblo. Los pescadores y mariscadores participan activamente en las conferencias. Hasta donde llegará el sentirse desasistido por parte de los que se gastan sus impuestos que uno de ellos le pregunta a los profesores de Vigo si el pescado es apto para el consumo o no. La pregunta tiene un origen, y es que se ha levantado la prohibición para la pesca deportiva. Cualquiera puede ir a por pescado petroleado si es para su propio plato. En las cosas que cuentan y el tono de las preguntas es más que patente la desesperanza. La imagen es mucho más dura que la que podemos ver en cualquier telediario, afín al gobierno o no.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Para pensar un poco. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El encierro

  1. Pingback: Los escritos del Prestige | Félix Sánchez-Tembleque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s