Si estás leyendo esto, estás recibiendo una dosis de radiación

¿Qué es la radiación?

La radiación sólo es una forma de transmitir energía. La luz de colores que podemos ver, los rayos ultravioleta que no vemos, el calor que llega del sol y las transmisiones inalámbricas de radio, televisión o datos son formas de radiación. La energía se propaga por radiación en forma de ondas, y como las olas en el mar pueden tener los picos más altos o más bajos, y más separados o más juntos. También como las olas en el mar la radiación puede tener más o menos energía.

Si lees esto en una pantalla estás recibiendo una radiación en forma de luz visible.

¿Toda la radiación es igual?

Toda la materia está constituida en su estructura por unidades más pequeñas: moléculas y átomos, y estos a su vez están constituidos por partículas más pequeñas: las partículas subatómicas como los protones, neutrones y electrones.

Podemos decir que hay básicamente dos tipos de radiación:

Radiación ionizante, que tiene suficiente energía para separar las partículas que forman la materia y cambiar su estructura. El ejemplo más habitual de radiación ionizante son los rayos ultravioleta solares.

Radiación no ionizante, que no tiene ese poder, pero puede por ejemplo elevar la temperatura de la materia que se expone a ella. Ejemplos de radiación no ionizante son la que se produce en el interior de un microondas, la emitida por un teléfono móvil o las ondas de radio.

Nuestro cuerpo, por el sólo hecho de estar a mayor temperatura que el entorno (cuando esto es así) emite radiación térmica, de tipo no ionizante, ¡pero también de la otra!

¿Qué es la radiactividad?

Los núcleos de los átomos que forman la materia están formados por partículas que se unen en conjuntos que en ocasiones estarán bien avenidos –y su situación será estable- y en ocasiones serán inestables y con tendencia a romperse. Cuando se rompen, en ese proceso perderán –diremos que emitirán- partículas y/o energía en forma de radiación. Esta radiación es ionizante y como dijimos tiene el poder de cambiar la estructura de la materia y por tanto puede ser peligrosa.

La radiactividad es precisamente este fenómeno natural por el que algunos de estos elementos inestables –que llamaremos isótopos radiactivos o radioisótopos- tienden a pasar a una situación más estable perdiendo la energía que les sobra. Al hacerlo pierden su integridad como conjunto: se “des-integran”.

Una buena parte de la materia y desde luego TODOS los seres vivos somos radiactivos. Tenemos algunos elementos inestables como el carbono-14 (sí, el que sirve para saber de qué época es un fósil resto arqueológico o la Sábana Santa) y a diario tomamos más, como el potasio-40 que hay en abundancia en los plátanos. Como ejemplo extraído del libro “Física para futuros presidentes” de Richard Muller, las bebidas alcohólicas para ser vendidas en Estados Unidos de manera legal deben ser obligatoriamente radiactivas. La razón es muy sencilla: el alcohol de origen vegetal es radiactivo, y el que se puede extraer del petróleo no lo es.

Si estás leyendo esto en papel estás recibiendo una dosis de radiación del carbono-14 que contiene la celulosa.

¿Cómo genera electricidad una central nuclear?

Las centrales aprovechan la propiedad de algunos materiales como el uranio que se desintegran emitiendo mucha energía para calentar agua con ella. El vapor de agua generado moverá una turbina que generará a su vez electricidad. De la turbina vuelve una vez se ha enfriado a la olla exprés donde está el uranio para empezar de nuevo, y no se va a ningún otro lado.

Al desintegrarse el uranio se rompe en otros elementos intermedios más pequeños, y estos a su vez en otros más pequeños hasta llegar a uno estable que ya no se rompe. Este proceso se denomina fisión nuclear: la rotura del núcleo. Entre los elementos inestables que se forman están algunas formas radiactivas de cesio, yodo y estroncio, y entre los estables está el plomo.

¿Son iguales todos los isótopos radiactivos?

En absoluto. Algunos se desintegran muy rápidamente emitiendo por ello mucha radiación en muy poco tiempo y son por ello más peligrosos a corto plazo. Otros se van rompiendo de manera muuuuuuuy lenta (hasta miles o millones de años) y por tanto emiten menos radiación en períodos cortos. La forma de medir esto es el tiempo que tardan en perder la mitad de su energía o la mitad de sus núcleos inestables: la semivida.

La semivida del cesio-137 es de 30 años, y la del yodo-131 es de 8 días. El yodo por tanto emite inicialmente mucha radiación, pero al cabo de 8 días emite sólo la mitad, al cabo de otros 8 la mitad de la mitad y así sucesivamente. En 80 días emitirá 1000 veces menos. En otros 80, un millón de veces.

¿Cómo se extiende la radiactividad?

Si hemos entendido lo que es un isótopo y lo que es la radiación que emite, podemos distinguir dos formas de extenderse su efecto:

1. Cuando los isótopos viajan, en un camión de plátanos o en forma de partículas en una nube.

2. Cuando las radiaciones que emiten viajan en todas direcciones.

Cuando los isótopos viajan en una nube se dispersan, y esto es importante porque cuanto más dispersos estén menor será su efecto, como las dosis de cualquier fármaco. Además en el tiempo en el que viajan se van desintegrando perdiendo energía. Si el yodo tarda 80 días en llegar de un sitio a otro, llega con 1000 veces menos radiactividad.

Cuando los isótopos emiten radiación, esta viaja en todas direcciones, y cuanto más lejos estemos de la fuente menor será la cantidad de radiación recibida. La cantidad que se recibe a 20 metros es 1 millón de veces mayor que la que se recibe a 20 kilómetros. Esto es igual para la radiación de los plátanos y para la luz de una bombilla.

Es por eso que la distancia –en el tiempo y en el espacio- a una posible fuente de isótopos viajeros es tan importante. En una central nuclear no existe jamás el material necesario para producir una explosión nuclear como la de Hiroshima, pero en un accidente se pueden producir explosiones convencionales o incendios que emitan partículas radiactivas a la atmósfera.

Si por ejemplo tomamos un alimento al que han llegado partículas radiactivas (en forma de polvo encima de una lechuga, por ejemplo), estaremos metiéndolas en nuestro cuerpo, lo que puede no ser muy saludable en algunos casos concretos. Las partículas que llegan al terreno también se pueden incorporar a la cadena alimentaria, pero de manera muy limitada.

Si tomamos en cambio un alimento -la misma lechuga- que ha recibido una dosis de radiación, no por el hecho de recibirla se ha vuelto de repente más radiactiva de lo que ya era por estar viva. Los alimentos se tratan con frecuencia con radiación ultravioleta y de otros tipos para esterilizarlos matando bacterias y virus. También el agua en algunas plantas potabilizadoras, y no sale más radiactiva de lo que era.

¿Puede detenerse la radiación?

Dependiendo del tipo de radiación ionizante, ésta es capaz o incapaz de atravesar un folio, una lámina de papel de aluminio o un muro de hormigón y acero. Existen radiaciones con mayor poder para penetrar en la materia que otras, pero ninguna con poder infinito. Los trajes que utilizan los empleados de las centrales y los equipos de descontaminación están destinados fundamentalmente a que no respiren partículas ni se lleven isótopos en la piel o ropa a casa como Homer Simpson.

¿Qué efectos tiene la radiactividad sobre la salud?

Las radiaciones ionizantes tienen el poder de cambiar la estructura de la materia y por tanto son potencialmente peligrosas para la salud. Hay que tener claras algunas cosas

– Estamos sometidos de manera natural a la radiactividad de nuestro entorno (por ejemplo la de los plátanos, la de la cerveza y la de los colegas).

– El efecto de las radiaciones que recibimos es acumulativo.

Al igual que cualquier fármaco, veneno o droga, lo que condiciona el efecto de cada sustancia es la dosis, y con la radiación –ionizante se entenderá en adelante- sucede lo mismo. Las dosis de radiación se miden de varias maneras y con varias unidades, una de ellas es el Sievert (Sv), que mide radiación absorbida por un tejido vivo.

Estas cifras corresponden a valores acumulados. Las fuentes de radiación se miden en Sievert por hora. Si estoy sometido a 1 mSv (milésima de Sievert) por hora durante todo un día, habré acumulado 24 mSv. Si el valor de 1 mSv por hora sólo fue el pico máximo a lo largo del día, habré acumulado menos.

Cuando las dosis son muy elevadas, del orden de 10 sievert, se produce la muerte por envenenamiento por radiación o radiotoxemia. Esto no sucede por debajo de 1 Sv.

Cuando las dosis son más bajas, las alteraciones en nuestro organismo aumentan la probabilidad de que desarrollemos un cáncer. La relación entre estos dos hechos es directa y nadie la discute. En lo que no se ponen de acuerdo los científicos hasta ahora es si existe un nivel mínimo –un umbral- que no produce ningún efecto.

En cualquier caso vamos a poner algunos números para tenerlo todo un poco más claro:

– La dosis de radiación que recibimos anualmente de manera natural está entre 2 y 3 mSv. En una radiografía de tórax recibimos unos 0,02 mSv. En un vuelo trasatlántico o en 10 días en alta montaña recibimos unos 0,05 mSv al estar desprovistos de una parte del escudo que nos proporciona la atmósfera. El agua termal que sale de macizos profundos de granito también es más radiactiva que la superficial. El motivo de que esté caliente es precisamente ese.

– La probabilidad de fallecer por un cáncer de manera normal –sin estar expuesto a más radiación que la natural- es del orden de un 20% en los países desarrollados. Este hecho parece que no tiene que ver con esa radiación natural.

– Con una dosis de 0,45 Sv –la que recibió de manera acumulada alguna población en el entorno inmediato de Chernobil- este 20% natural se incrementa en un 1,8%. Pasamos del 20 al 21,8%. El incremento por fumar, beber alcohol en exceso, tomar demasiado el sol y otras actividades es considerablemente mayor. Se trata en cualquier caso de un incremento notable.

– Con una dosis de 1 mSv –el límite legal anual en muchos países para el público en general- el aumento se estima del 0,004% sobre el 20% base. Recordemos que si a 20 metros de una fuente radiactiva la radiación es de 1 Sv, a 20 km será de 0,001 mSv.

Si las fuentes son muy intensas como el yodo, basta esperar 80 días para que lo sean 1000 veces menos. Como la relación entre dosis y probabilidad de cáncer es lineal, esta también baja 1000 veces. También podemos tomar yodo no radiactivo porque nuestro cuerpo no acumulará el otro si no lo necesita. Si las fuentes son poco intensas, basta con exponerse durante poco tiempo a ellas para no acumular el efecto, por ejemplo el tiempo justo para meterlas en un contenedor que no pueda atravesar su radiación.

EDITADO (18-3-2011): Este artículo está generando bastante más atención de la que yo esperaba y desde luego pretendía. Si alguien cree que está escrito para minimizar lo que está sucediendo el Japón, está equivocado y quizás no ha leído todo el texto. El único objetivo es aclarar unos conceptos, y sobre todo algunos términos, que se están utilizando con mucha ligereza y gran desconocimiento estos días. La mejor información que conozco sobre el tema desgraciadamente para algunos está en inglés: http://mitnse.com/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Divulgación. Guarda el enlace permanente.

31 respuestas a Si estás leyendo esto, estás recibiendo una dosis de radiación

  1. Remedios Díaz-Pache dijo:

    Es gratificante leer algo claro y sencillo, aunque esto suponga exponerse a esa mínima radiación, y después de todas las alarmas que están emitiendo los medios de comunicación.
    Quien no sabe de lo que escribe o habla (políticos, periodistas…) sería mejor que no dijese nada.
    Voy a ver si me tomo un plátano de merienda.

  2. Fran dijo:

    Espero que esto no se traduzca nunca al Braille, porque dejaría de ser verdad (alguien podría leerlo sin usar radiación) 😛

  3. xurxo dijo:

    genial artículo Felix !

  4. Gracias por la explicación, tan clara y sencilla. Esto me lleva a pensar que hace falta un gran post para denunciar todo lo que están publicando los periódicos y cómo lo están haciendo. Muchos titulares, muchos colorines, muchos gráficos, mucha alarma, pero poca ciencia.

  5. Pingback: Si estás leyendo esto, estás recibiendo una dosis de radiación

  6. Gracias por este post claro e informativo. Si es que a menudo no sabemos de lo que hablamos!

  7. puente genil dijo:

    estupendo, buen resumen radiactivo jajaja, y me deja más claro el amarillismo que hay en la prensa…

  8. blaoblaoblao dijo:

    si estas leyendo esto, eres un retard

  9. Anthony dijo:

    Malos periódicos malos. Odiémosles, sólo quieren nuestra atención. Malos periodistas malos.

  10. Kogash dijo:

    @fran

    Aunque estuvieras en una habitación sin luz leyendo esto en braile aun necesitarias que el papel estuviera al 0 absoluto (-279 grados) , cosa totalmente imposible, se puede estar cerca pero no al 0, y que estuviera hecho con algún material sacado de un laboratorio en el que no hubiera ni un solo isotopo inestable.

    Y aun así … creo que los efectos cuánticos no dejarían que el cuerpo fuera totalmente opaco.

  11. Vanessa Míguez Martín dijo:

    Aunque reconozco que estoy siguiento más bien poco las informaciones sobre la posibilidad de un “holocausto” nuclear o similar, es bastante reconfortante leer artículos como este para tomarse las cosas con tranquilidad, incluso siendo de letras… ¡Gracias Félix!

  12. Antonio Sánchez-Tembleque dijo:

    Me paso el día leyendo delante de un ordenador, será mejor que me tome más descansos para fumarme un cigarrito, no vaya a exponerme tanto que acabe con un cáncer 🙂
    Buen artículo, yo lo “twittearía” a @elpais, @publico, @elmundo y a un largo etcétera de prensa amarilla.

    Saludos

  13. 0restes dijo:

    Si has hecho más mínimo caso de este “artículo” (?) no tienes el más mínimo criterio, eres fácilmente manipulable y estás completamente desinformado.

  14. conectad dijo:

    Buen artículo y muy clarificador.

  15. Pingback: Mini manual para seguir la catastrofe de Japón | AJP Blog - GNU/Linux, Mac, Fotografía y cosas de la vida

  16. Manuel Miramontes dijo:

    El artículo es muy claro y permite tener unas referencias para hacer una valoración cuantitativa de la situación. Es muy difícil entender y valorar la situación, y el posterior debate que ya está surgiendo, sin informaciones claras como esta. Muchas gracias!

    Para completar la información en este accidente concreto, el Consejo de Seguridad Nuclear publica diariamente un comunicado con la información de la situación de los reactores y las dosis medidas tanto en el borde de la instalación como en los propios reactores. Los datos a una distancia de 60 Km son altos, pero muy lejos de los que se citan en el artículo para la población del entorno de Chernobil.

  17. andresrguez dijo:

    Acabo de recibir un mensaje del Gobierno Francés pidiendo que desaloje la silla que tengo delante del ordenador

  18. flipaos fiate de la Virgen y no corrais dijo:

    la contaminacion radioactiva es “buena”, y mas si me pagan para escribir propaganda,
    el cancer y la muerte hace justicia, enferman los ricos, los mentirosos y los justos

  19. Pingback: Si estás leyendo esto, estás recibiendo una dosis de radiación | Central Nuclear | Información sobre centrales nucleares, energía nuclear

  20. richmza dijo:

    HOLA!!! Terminé aquí porque estaba chusmeando cuáles eran las entradas más populares de hoy, jeje!! Me pareció genial tu entrada, me fascinó el título, jeje, y me pareció bárbaro que aportes un texto informativo ya que hay gente un tanto neurótica con estos problemas que pueden afectarnos a nivel mundial.

    Yo estudio ingeniería química, así que me resultó de lo más interesante. Saludos!!! Siga así!

  21. Daniel dijo:

    Gracias por esto, por un momento he pensado que en Japón había habido una fuga radioactiva peligrosa como en las películas, me dejas mucho más tranquilo!

    Fuera de bromas, te recuerdo que la radiación natural de la tierra no ha hecho sino descender desde su formación, y que por tanto, cuanto más “moderna” sea una especie terrestre, menos adaptada está a las radiaciones. Lo cierto es que siendo estricto, no hay una dosis de radiación que sea segura, y no veo a que viene recordar que vivimos en un baño de radiación (incluida la radiación del big bang), cuando de lo que estamos hablando es de un accidente nuclear que ha emitido radiación muy por encima de lo normal.

  22. Alberto Fernandez dijo:

    Ya que te has animado, podrías seguir indicando que partículas (de las que se están “escapando” (I, Ce) emiten que tipo de radiacción (alfa, beta o gamma) y relacionarlo con la penetración, para ilustrar así por que via de exposición son más peligrosas. Por ejemplo, capacidad para traspasar la piel o las mucosas vs. inhalación o ingestión.

    También estaría bien utilizar las mimas unidades de Sv (Micro, mili o Sv) parano confundir, y hacer referencia al tiempo si hablamos de dosis.

    Muy clarificador lo de que las dosis son acumulativas (quizás sensibilizar sobre las dosis recibidas en una TAC , como tratan infructuosamente de hacer especialistas en las revistas médicas, pondría aún las cosas en perspectiva y aumentaría la cultura general sobre este tipo de riesgo.
    Ver http://gerentedemediado.blogspot.com/

    Muchas gracias por compartir

  23. Pingback: Si estás leyendo esto, estás recibiendo una dosis de radiación | Linkeando

  24. Daniella dijo:

    Estimado Félix, gracias por tu artículo, tan práctico y preciso. Quisiera comunicarme contigo vía correo electrónico, ya que me gustaría que me asesoraras con un caso, si es posible déjame un correo.
    Gracias

  25. cecilia dijo:

    La folladora de la calle noya gritas y gimes como una perra toda la uni se esnterara la clase de sorra q eres

  26. Pingback: No, los SmartWatch NO provocan cáncer (y los móviles tampoco) - Medciencia

  27. Pingback: No, los SmartWatch NO provocan cáncer (y los móviles tampoco)PanaMundial

  28. Pingback: Irradiación de alimentos: qué es, cuándo y dónde se utiliza

  29. Pingback: Radiactividad hasta en la sopa | El Ventano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s